La Esperanza de Ignacio Díaz Pérez (2)

Publicado en EL MUNDO la Semana Santa de 2011

Gracias Ignacio, por sentirlo y por saber contarlo.

Cuando ya nada sobra, cuando de todo lo prescindible se ha prescindido, cuando lo importante ha dado paso a lo fundamentalísimo, cuando el todo se ha reducido a la parte y la parte al uno, cuando lo divisible ya no tiene partición posible, entonces queda la esencia. Cuando llega la noche y cuando llega el día, cuando la voz se calla porque se rompe y las fuerzas fallan por la larga espera, cuando la semana gira sobre sí misma e inicia el camino de vuelta, cuando todo busca el origen, entonces queda la esencia. Cuando uno cree que ya lo ha visto todo y descubre que aún se le eriza el vello, cuando uno sigue sintiendo el pellizco por muchas veces que haya asistido al milagro, cuando aún queda esperanza, entonces queda la esencia. Sevilla inicia el camino de vuelta en la madrugada, porque ya más no queda. Sólo en esa noche larga las fuerzas que se han ido regresan con el eco de una marcha cuando por Alcázares se acerca la Virgen de la Esperanza. El cansancio huye como huye la noche al amanecer el día. Las levantás perfectas, la mecida corta y serena, flores las justas y música con nombre propio: Macarena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s