Pescado vendido

Publicado en Viva Sevilla, La Gatera 21 de noviembre de 2011

El pasado lunes, una de esas mentes lúcidas que este país tiene y que debería prodigar mucho más, presentaba un libro magnífico en la Fundación Cruzcampo. Bajo el ingenioso título de “La Economía Fingida” (Editorial Paréntesis) el profesor José Manuel Cansino hace un análisis de la situación económica actual con un tono cercano, coloquial, certero e irónico. Les recomiendo su lectura por higiene moral y como botiquín de primeros auxilios para las heridas que esta crisis nos está causando. Saber más para enfrentarse mejor. Pero a pesar de reconocer que disfruté muchísimo con su lectura, admito que me cautivaron aún más las palabras que el autor pronunció en dicho acto. Palabras como éstas:Una sociedad justa en sus leyes y en su aplicación, relega la corrupción al último lugar del menosprecio e impide el abuso de poder político en una sociedad que más que ocupada, vive asfixiada por el poder político”. Servidora que tiene los oídos viciados por horas de ponencias y discursos, tuvo que hacer un esfuerzo para no ponerse de pie y gritar: ¡Qué se lleven a este hombre ahora mismo al FMI y nos saque del marrón en el que estamos!

Sentido común, perseverancia, honradez y valentía. No necesitamos mucho más para que este carro camine empujado por todos.

No digo días, sino semanas las que llevo escuchando a todo el mundo decir que estaba todo el pescado vendido. Nada me daría más alegría que saber que eso fuera verdad en el sentido literal de la palabra. Es decir, que esta mañana hubieran amanecido todas las pescaderías de España (anda, si he dicho España y no me he desintegrado…) con un cartel en el que se pudiera leer: “cerrado por tener las existencias agotadas”.  Porque eso querría decir que la economía no estaría fingiendo, sino que estaría bien engrasada y dispuesta a rodar.

Pero no, por supuesto que no está todo el pescado vendido. Aquí queda mucho que pregonar, que regatear y que vender. En este lunes que amanece con aires de cambio la cosa no acaba nada más que de empezar. Ahora toca arremangarnos a todos y dar una vuelta de timón. Y no estoy hablando de gobierno, sino de mentalidad para sacar a este país de los brazos de esa abulia de autocompasión que nos tiene paralizados a todos.

Rosa G. Perea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s