El video escarlata

Publicado en VIva Sevilla, La Gatera, 10 de septiembre de 2012

Cuando Nathaniel Hawthorne escribió su novela “La letra escarlata” no podía imaginar que 150 años más tarde estaría tan actual. Y no por la versión cinematográfica que en los años noventa nos mostraba como una valiente Demi Moore, con la letra roja A de adúltera bordada en el pecho, se defendía de una claustrofóbica y puritana Nueva Inglaterra. Hawthorne tendría que viajar un poco más en el tiempo y en el espacio para llegar a un pueblo de Toledo y ver a un grupo enloquecido de personas gritando contra una mujer.

Vamos por partes. No quiero ni defender ni acusar a la concejala Olvido Hormigos. No tengo (no tenemos) todos los datos para saber si detrás de todo esto hay una campaña de malas artes políticas o simplemente un descuido en algo que es mucho más viejo que el mundo. Pero más allá de lo que realmente ha pasado, les confieso que las imágenes de esas personas insultando con tanta violencia me daba escalofríos. Si es simplemente un torpeza fruto de un calentón, que levante la mano y tire la primera piedra el que jamás ha cometido el pecado de abrir la puerta de su intimidad a alguien y ha sido traicionado. Porque, a ver, todos, y digo absolutamente todos, hemos contado algo íntimo, hemos enseñado alguna cosa que nos comprometía a alguien que en ese momento nos parecía de nuestra total confianza. Y después, pasado el tiempo, hemos visto como ese gesto se nos volvía en contra con las peores de las artes. Y ya lo sé, aquí hablamos de adulterio, de falta de respeto a un cónyuge, pero antes de rasgarnos las vestiduras, seamos un poco magnánimos y no juzguemos sin saber en qué circunstancias ha sucedido todo.

Decía mi querido Wilde, de nombre Óscar, que de juicios morales sabía mucho, que “Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es porque temblamos por nosotros mismos”. No sé cuántas de las personas que gritaban el otro día a esta mujer, tenían sus manos libres. Yo desde luego que no tengo las mías limpias de errores ni descuidos, gracias a Dios, así que me niego a gritarte ni a juzgarte, querida Olvido, porque la única letra que podrían bordarte en el pecho es la T, que lo mismo sirve para Torpeza que para Traición.

Anuncios

3 Replies to “El video escarlata”

  1. Me alegra sobremanera que traigas a colación el asunto. Llevo unos días asqueado con él.
    Desvelar la intimidad ajena, no digo ya usarla en cualquier provecho, me parece, de la abyección, la parte más oscura.
    Hay otro matiz. Esa forma tan puritana de negar nuestro cuerpo es cateta, y la catetez -tan nuestra- un pecado de Lesa Humanidad.
    Yo tengo las manos bien sucias de trabajar esas zonas corporales… cuanto he podido; cuanto me han dejado.
    Grcs.Rosa.
    Cordiales saludos.

  2. Lo peor de todo esto no es el hecho en si, es la maldad, el ansia de hacer daño. Posiblemente los mismos que ahora tratan de defender a esta señora son los mismos que atacaron a PJ Ramírez cuando el célebre video, y los que la atacan son los mismos que exculparon al periodista. Siempre hay alguien tratando de sacar beneficio de las debilidades o los errores de los demas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s