Rosamar Prieto-Castro exhalta la Semana Santa en El Llamador de Canal Sur.

El pasado 12 de marzo, en un abarrotado Teatro Lope de Vega, e iniciando con unas bellísimas palabras de Juan Sierra, Rosamar Prieto-Castro nos cogió de la mano para llevarnos por el génesis de nuestra infancia cofrade, hasta el zenit de la madurez del ruan.

Rosamar“Al fin abríamos trabajosamente las puertas de la Iglesia, y toda la  plaza, se inundaba, de ese júbilo blanco, parejo de la brisa, que ensancha honradamente, el corazón de nuestro pueblo. Un azul alto, muy alto, el azul alto y sereno de Dios, se filtraba por el incienso del Templo.

Todos los ángulos, todos los recodos del barrio, vaciaban en la Parroquia su olor maravilloso de Domingo de Ramos”.

Estas palabras que Juan Sierra dedica a la Hiniesta, podrían ser perfectamente el inicio de una retransmisión ideal de nuestra Semana Santa.

¿Quién, por alguna razón no ha vivido una Semana Santa a través de la radio, conociendo con inmediatez todas las incidencias del día?

Quien no ha querido alguna vez subir a la palmera con Zaqueo y esperar a que se abran las puertas a la alegría, a la inocencia, a la ilusión? Zaqueo, desde su atalaya privilegiada ve el mar de rostros que inundan la Plaza del Salvador. Imagina de donde pueden venir…. Muchos llegan desde San Lorenzo, vienen de recoger el amor de las manos del Señor. Otros, desde el Aljarafe, los hay que guiados por la Estrella han cruzado el puente. Algunos han atravesado el parque como un remanso de Paz.

La Plaza es una fiesta, y el paradigma contradictorio de la iniciación en un rito de pasión y muerte.

¿Cómo retransmitir las sensaciones que produce una fila de pequeños nazarenos, con túnicas blanquísimas y la Cruz de Santiago en el pecho, observados por una multitud expectante?

 ¿Cómo trasladar el sentimiento de esos padres llevando de la mano a sus hijos?

 La historia se repite. Generación tras generación, abuelos y padres inician a los mas pequeños en ese arcano que es la Semana Santa de Sevilla, ¡En la que hoy afortunadamente, también las niñas son protagonistas!

 Y Zaqueo, se pregunta ¿Qué pasa en Sevilla durante la Semana Santa? ¿Que fuerza hace que la ciudad se movilice, se transforme y se convierta en un escenario especial de sensaciones, olores, costumbres y ritos?

Será porque en Sevilla, la Semana Santa tiene como verdaderos protagonistas a los ciudadanos, a las sevillanas y sevillanos, y a los miles de cofrades que, durante todo el año, se afanan para que sea UNICA. ¡Y lo es!

¿Será que el AMOR se transmite? El amor a la ciudad, el amor a las tradiciones y a las devociones; el amor a nuestra historia y nuestra cultura. Ese amor que nos arraiga a nuestra tierra estemos donde estemos, y que nos hace volver, buscando nuestros ancestros, los viejos sueños y las nuevas esperanzas, recuperando los espacios que nos ligan a la ciudad como un hilo invisible, del que no nos podemos zafar.

Zaqueo intuye que la Semana Santa es Única, que hay una por cada sevillano, ¡en esta ciudad, no podría ser de otra forma! Y es así porque en este magnifico escenario natural, cada sevillano, elige su papel y decide, cómo, cuando,  y con quién  compartir su itinerario. Zaqueo, también sabe que el AMOR lo impregna TODO.

Igual que sabe, que estos niños de blancas túnicas, crecerán y elegirán su propio itinerario de vida.

Muchos serán cofrades; algunos llegarán a Hermano Mayor o a vestir coraza y plumas en la noche más hermosa. Cuantos no acompañaran con la música a sus imágenes… Los habrá pregoneros, orfebres y costaleros, los habrá saeteros. Y sabe Zaqueo, que uno de ellos, llamado “El Sacri”, recibirá con el paso de los años un reconocimiento en forma de Llamador en el mismísimo escenario del Teatro Lope de Vega.

También habrá fotógrafos, cámaras y periodistas. Y, sin duda, los habrá en El Llamador de Canal Sur Radio, transmitiendo como Zaqueos de nuestro tiempo, esa realidad de belleza y emociones, que es nuestra Semana Santa.

Y Zaqueo sabe, cómo éste equipo de reporteros que forman El Llamador, contarán que cae la noche, y que las pequeñas túnicas blancas, se convertirán en nazarenos de ruan, como presagio de lo que esta por venir.

Y que nos contaran que, al igual que en la vida cotidiana, no todo es luz y alegría. Que amor, también es Pasión y Muerte. Que es Silencio y Amargura, Angustias, Tristezas y Dolores; Penas y Necesidades; Lágrimas y Soledad

Y es que, señoras y señores, el  Domingo de Ramos, condesa el significado de toda la Semana de Pasión. Se ha cerrado el círculo, como  madeja que envuelve la cara y la cruz del amor. Desde la alegría y las ilusiones de la infancia, al dramatismo que supone ese Pelícano que abre sus entrañas como símbolo extraordinario de amor a sus crías, a sus hijos.

Como ese Cristo que extiende sus brazos para acogernos a Todos. Ese Cristo que es Amor y nos ofrece Esperanza.

(Rosamar Prieto-Castro)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s