Wendy

20140514-012655.jpgDespejó la mesa y extendió todas las horas de soledad. Las fue doblando cuidadosamente, envolviéndolas en melancólico papel de seda de un blanco olvidadizo. Metió en su funda las lentes de los días perdidos y se estremeció con el crujido de sus lamentos de cristales consentidos.
No hizo caso. Todo estaba decidido. Guardaría celosamente en el baúl todas las pruebas de su madurez, alguien había volteado su reloj de arena y en cada grano se leía que había llegado el momento de pasar página y asumir que entraba sin remedio en la niñez.

Ése fue justo el día en que Wendy abrió la ventana y aprendió a volar…

 

Anuncios

4 thoughts on “Wendy

  1. Carlos G. de Mora

    Rosa, siempre lo consigues. Coges las palabras y construyes una pequeña fortaleza de cristal. Donde te podemos ver y donde te sientes segura.
    Por ti van los malos al cielo, que dice Zenet.
    Demasiado tiempo ya sin vernos, amiga. Te echamos de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s