Jóvenes

Artículo publicado el 28 de julio de 2014 en Viva Sevilla

Para Carmen, Pepe, Jaime, Macarena y muchos más.

Decía Goethe, que la juventud siempre quiere mejor ser estimulada que instruida. Y en esa manía que tengo de contradecir a los sabios, yo pediría ser instruida a mis cuarenta y nueve años (que es como asomarse al precipicio de la soberbia de los cincuenta) por este grupo de jóvenes que me rodea y que me están dando una lección de tesón y fortaleza que está cambiando mi concepto de cómo enfrentarnos a la vida.

No se crean que hablo de rejuvenecer, nada más lejano a mi intención, servidora es sensatamente feliz con sus arrugas y sus kilillos de más y no le entusiasma nada el botox. Es hermoso llegar a la madurez con los signos de lo vivido, diga lo que diga la televisión.

Les hablo del deseo de tener el valor que me están demostrando los jóvenes actualmente. Y son una gran mayoría, ¿eh? No se deje engañar por esa milonga de que son menos trabajadores, que tienen las cosas más fáciles o que viven del cuento. Los hay, desde luego que sí. Pero son una minoría que ha existido siempre. Nunca hemos tenido una juventud tan preparada, y con tantas ganas de trabajar. O ¿cómo llama usted a la decisión de irse lejos de su casa, de su ciudad, de su familia, de sus amigos, por unos míseros 600 euros en el mejor de los casos, compartiendo piso y haciendo muchas cuentas para llegar a final de mes? Cruzar medio mundo para empezar una vida nueva sin más seguridad que tus estudios y tus manos. O buscar un trabajo para las vacaciones con el objetivo de adquirir experiencia y descargar de gastos a un hogar de tu familia.

Yo le llamo valentía, le llamo capacidad de superación y sobre todo le llamo ganas de trabajar. Ellos están echando la muela del juicio en medio de una de las peores crisis que hemos vivido, y lejos de autocompadecerse como hacemos muchos, están llenos de vitalidad, de solidaridad y de optimismo.

Mientras los afortunados que tenemos trabajo nos quejamos porque es lunes y tenemos que trabajar y no vemos el momento de que lleguen las vacaciones, una nueva generación de jóvenes vienen empujando fuerte, con muchas ganas y sobre todo con los pies en el suelo. Y yo, ¿qué quieren ustedes que les diga? Me quito sombrero ante ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s