La loca de los gatos

Eleanor_Abernathy_zpsf924e36bVivo con cinco gatos y no estoy loca. Esa es la coletilla que añado siempre que alguien me pregunta cuántos gatos tengo. Como no suele ser suficiente esta aclaración, quizás porque suene a disculpa para tapar una “autoculpa”, por lo general enriquezco, cual pastilla de Avecrem, esta aseveración explicando que sólo tenía uno, pero que al estar vinculada a una protectora y hacer de casa de acogida de algunos animales abandonados a los que no quería nadie, terminé con cuatro más en la nómina. Es una historia común, muy repetida. Pregunte a su alrededor y encontrará muchas historias idénticas a la mía. Crees que puedes luchar contra la irresponsabilidad y el salvajismo del abandono de animales y te encuentras sólo frente a un océano de despropósitos. Por cada animal que recogemos, hay un número multiplicado por la maldad de los que querían un cachorrito en navidad y que en vacaciones no saben qué hacer con ellos. Todo esto aliviado con el absurdo pensamiento de que es un animal y puede arreglárselas solo, que la naturaleza sabe lo que hace. Intente dejar a un niño de diez años en la selva, no creo que le vaya muy bien. Abandone a un gato que sólo ha conocido vivir bajo la protección de un humano, ocurrirá lo mismo. Sería más humanitario pegarle un tiro al animal que dejarlo a su suerte, suena terrible, pero es así. Y por lo menos sería más coherente con la actitud del abandonador.

Vivir con cinco gatos me supone muchísimo esfuerzo. De limpieza, de alimentación, de gastos veterinarios, de responsabilidad de cuido y mucho más. Pero aunque en algunas ocasiones, no se lo niego, me resulte cansado, no se me pasa por la cabeza deshacerme de ellos. Por lo mismo que no falto a mi trabajo, no dejo de cumplir con mis obligaciones hacia los demás, ni me abandono a la pereza, por un sano sentido de la responsabilidad. Cuando estos cinco seres vivos cruzaron el umbral de la puerta de mi casa, yo firmé con ellos un contrato imaginario en el que me comprometía a cuidarlos hasta el fin de sus días, y si era yo la que antes cogía el bolso para irme, ya estaba organizado su futuro.

Quizás esté loca. Quizás vivir con cinco gatos me convierta en una diana de críticas y mofas. Quizás si añadimos que no tengo hijos, que rondo la cincuentena, y que me rodean miles de libros, la broma es más fácil y la mofa más argumentada.

Pero sólo hay una razón para que mi viejo gato negro Chipi y yo aceptáramos a estos cuatro compañeros de piso, que cuatro indeseables un día decidieron deshacerse de ellos. Y ahora ¿quién está más loco?

Anuncios

Un comentario en “La loca de los gatos

  1. Bendita amiga loca, que palías como puedes la irresponsabilidad, torpeza, falta de inteligencia, compromiso …. de cuerdos tan inconscientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s