Fred

Para Julián, Mercedes, MªJesús, Nacho, J. Luis, Félix, Sandra, María y Rafa.

1957: American actor, dancer and singer, Fred Astaire (1899 - 1987) performs the Ritz Roll And Rock number from 'Silk Stockings', directed by Rouben Mamoulian for MGM. (Photo by MPI/Getty Images)

1957: American actor, dancer and singer, Fred Astaire (1899 – 1987) performs the Ritz Roll And Rock number from ‘Silk Stockings’, directed by Rouben Mamoulian for MGM. (Photo by MPI/Getty Images)

Heaven, I’m in heaven… And my heart beats so that I can hardly speak… (El Cielo, estoy en el Cielo… Y mi corazón late y casi no puedo hablar…) susurra al oído Fred a su compañera de baile, que le mira embelesada entre las plumas blancas y la seda etérea de su traje. La música se va colando entre las habitaciones que, a pesar de ser en blanco y negro, transmiten una calidez que convierte el cartón piedra del decorado en la realidad más deseada. Un sombrero de copa duerme en una silla. Corre el año 1935, el año en el que la compañía Parker Brothers lanzaba su juego Monopoly, cuya imagen más reconocible es el sombrero de copa, casualidades o causalidades, elija usted mismo. Heaven, I´m in heaven… Año 1935, estamos en el cielo de los bienes raíces, después de haber pasado por el infierno del crack del 29. Millones de americanos quieren olvidarlo y llenan las butacas para ver a Fred y a Ginger unir sus mejillas (Cheek to Cheek) y levitar sobre el suelo brillante del salón.

Frederick Austerlitz o, como usted y yo lo conocemos, Fred Astaire, del que ayer se cumplieron 27 años de su muerte, llenó las tardes de mis sábados de música y botines de claqué. De sombreros de copa y de martinis en copas que desafiaban la ley de la gravedad. De escotes imposibles, boas de plumas y cigarrillos en boquillas tan largas como las piernas de las mujeres fatales que los fumaban. Fred Astaire sonreía y la música se deslizaba por la pantalla del Vanguard con la misma elegancia que tomaba de la mano de su pareja para bailar. Y yo quería ser la dueña de aquella mano, que no era otra que la mano de Wendy unida a Peter Pan. No crezcamos, Peter. No dejemos de bailar, Fred. No nos despertemos del sueño hollywoodiense de nuestras pasiones, que en ellos se vive mejor. “No sabe actuar. Ligeramente calvo. También baila…” decía aquel informe de la RKO Pictures. Ése es el ojo clínico de los seleccionadores a veces… Pero Fred bailaba, vamos que si bailaba… Quizás por eso cuando vio que la orquesta dejaba de sonar dijo que no quería dejar este mundo sin saber quién era su sucesor, “gracias Michael” (Jackson). Heaven… I´m in heaven… Fred y Michael. El mundo no sabe bailar sin vosotros.

Guardar

Guardar

Anuncios

Un comentario en “Fred

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s