Mujer y Corán

Artículo publicado en el Viva Sevilla el 1 de diciembre de 2016


9788416776436_portada
Me imagino que usted se ha horrorizado, tanto como yo, al ver el vídeo que navega de pantalla en pantalla en el que una estilista enseña a una mujer a maquillarse para disimular los moratones de una agresión. Se habrá dado cuenta que he omitido la religión, raza, o procedencia de la mujer. Es muy sencillo, porque las agresiones no tienen adjetivos ni géneros. Son agresiones y punto. Pero obviamente si lo emite la televisión marroquí se nos vienen muchas cosas a la cabeza. Demasiadas, y por desgracia pocas buenas.
En un mundo que a veces está dividido por el meridiano del papel de la mujer en la sociedad, es necesaria la información para saber a qué nos enfrentamos. Por eso les recomiendo la lectura de “La soberanía de la mujer en el Corán” que acaba de publicar Carmen-Nur Del Río Pereda donde se enfrenta a cuestiones tan peliagudas como si es el Corán un libro machista, o cuál es el lugar real que ocupa la mujer en el mismo. La autora analiza minuciosamente aleyas y fragmentos muy polémicos que existen dentro de las sagradas escrituras en relación a la mujer. Y pone de manifiesto cómo se ha tergiversado, e incluso falseado con el deleznable propósito de relegar a la mujer musulmana a la mínima expresión de ser humano. A las pruebas, como el vídeo del que hablamos, me remito.
Carmen-Nur demuestra, ciñéndose fielmente al texto coránico original, que lejos de enfrentarnos a un libro misógino, nos encontramos que toma a la mujer como elemento básico y al varón como un ser humano que vive en función de ella, para nuestra sorpresa.
Libro valiente, escrito por una mujer valiente. Y necesario. Decía Óscar Wilde que de lo que no se habla, no existe. Y para erradicar no sólo las imágenes del maquillaje que camufla los efectos de la agresión, sino las agresiones en sí, necesitamos hablar mucho sobre ello. Que sólo la información variada y contrastada es la que nos hace dilucidar nuestra opinión. Hablar a nuestros hijos, a nuestros jóvenes, para que comprendan que no existe ningún motivo (y muchísimo menos una justificación) que provoque que se levante una mano contra otro ser humano. Mujer, hombre, musulmán o cristiano… Lo mismo da. La violencia no tiene ni velo ni color, y desde luego no se le puede maquillar.

Más información del libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s